}
Como Grupo Educativo donde prima la innovación pedagógica y tecnológica, y en la búsqueda de una educación de alta calidad que prepare a nuestro alumnado para la vida, pretendemos difundir en este blog respuestas e informaciones de interés para todas las personas que tengan estas mismas inquietudes, en la difícil tarea de "prepararles para el futuro"



miércoles, 21 de diciembre de 2011

El juego en la infancia

El juego es la herramienta mediante la cual los niños y niñas se relacionan con el mundo y con los demás. El juego es además imprescindible para alcanzar su pleno desarrollo físico, psíquico y emocional.
Por eso en estas fechas es común preocuparnos sobre qué tipo de juguetes vamos a ofrecerles. Para acertar en esta decisión es importante tener en cuenta su edad, su personalidad y sus gustos y preferencias.  
Es importante buscar y proponer juegos según sus intereses, ya que deben disfrutar de los mismos. Por lo que debemos ofrecerles un amplio abanico de posibilidades, para darles la opción de probar y repetir, si les gusta. La actividad debe ser atractiva y lúdica para el niño/a, ya que juega para divertirse y no para aprender (aunque éste es el efecto que tiene lugar).
En cuanto a sus características personales, podemos utilizar los juegos para potenciar aquellas habilidades que tienen menos desarrolladas. Así que para niños especialmente inquietos es aconsejable habituarlos a juegos que exigen tranquilidad como son los juegos de mesa, manualidades, juguetes artísticos, etc. En cambio si lo que queremos es ayudar al niño a salvar su timidez podemos optar por juegos de interpretación de personajes como pueden ser disfraces, marionetas, teatros… Por otro lado si es especialmente impulsivo introduciremos en su tiempo de ocio juegos con turnos o en los que haya que reflexionar antes de actuar. Si tiene dificultades para seguir las normas de cualquier juego, antes de hacerle jugar con otros niños, es una buena idea que practique con los adultos ya que éstos le inculcarán el respeto a las reglas y además le enfrentarán a la delicada situación de perder, aspecto fundamental en el desarrollo de la tolerancia a la frustración.
Otro aspecto importante es combinar el tiempo de juego por sí mismos y el tiempo de juego compartido. Aunque deben aprender a entretenerse y a jugar solos, compartir con los adultos momentos agradables de juego va a fortalecer los vínculos afectivos y nos ayudará a conocer mejor a nuestros hijos e hijas.
El juego favorece la creatividad, y por ello debemos combinar también los juegos en los que les dirigimos con otros menos estructurados, en los que también debemos participar ya que ampliaremos las posibilidades de diversión. De esta manera la fantasía e imaginación cobran protagonismo y potenciaremos la creatividad en otras facetas de sus vidas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario